martes, 1 de mayo de 2007

Comenzando...

Todo el mundo tiene la necesidad de tener su espacio propio. Todo el mundo tiene la necesidad de expresarse. Ambas cosas están relacionadas, pero es difícil a veces unirlas. Tenemos la necesidad de ser escuchados, pero aquello se limita con la indiferencia de nuestros potenciales oyentes (o lectores), además de un lugar para hacerlo. Hay veces en que no podemos ser nosotros mismos, no siempre porque nos importe lo que otros digan, pero como seres sociales debemos regirnos por ciertas reglas y cánones y, ¿por qué no decirlo? Hay muchas personas que esperan cosas predeterminadas de nosotros, y quienes sean distintos deben vivir al margen de la aceptación colectiva.

Los blogs… qué maravilloso invento, al igual que todo espacio gratuito de “emancipación” personal. Como dice el slogan de Fotolog “share your world with the world”. Sobre todo en el ciberespacio, donde estos espacios se conjugan con el anonimato que otorga la inmensidad de la red. Un amigo dice que es triste tener un blog, ya que piensa que ese ser está tan sólo que necesita de los cibernautas para tener compañía. Otro dice que los fotologs son un grito desesperado de “mírenme! Estoy aquí y necesito vuestra atención!”. Pero y por qué ambas cosas no han de ser válidas? Es que acaso no estamos todo el tiempo rodeados por cientos de seres humanos tan comunes y corrientes como uno mismo, pero por lo mismo estamos solos? Cómo compartir "nuestro mundo con el mundo" si los pares cercanos nos ignoran? No hay que coartar las posibilidades... en el otro lado del planeta puede existir alguien a quien le interese "nuestro mundo", y le gustaría conocerlo y compartir el suyo propio. El Internet hace esto posible.

Ustedes, como meros espectadores y caminantes de una carretera tan extensa y con tantos callejones y avenidas como es la red, quizá remotamente lleguen a este lugar. Así mismo podrá llamarles su atención o no, y los menos, querrán pasar de visita y dejar su huella en él. Pero al fin y al cabo, lo que yo busco es tener mi propio rincón en el mundo, no me importa si es real o virtual. Si quieren verme o no, es su opción. Pero este rincón será como yo: sin un estilo en particular, sin un tema central, a veces fome, otras veces chica-migraña, y las más pensarán al leerme (si lo hacen) que soy anticuada y retrógrada. Pero como mi edad recién está pasando la segunda década, es que mucha gente dice que me comporto como una “vieja chica”, ya que no gusto de las cosas que a los de mi edad les causa distracción o placer (salvo algunas). Y si todos ustedes pasan de largo, eso no impedirá seguir vaciando algunos litros de mi vida aquí, porque este sitio será mío y podré hacer con él lo que yo desee.

Mi nombre está resguardado para que me conozcan sin prejuicios –si tienen ganas de hacerlo- , pero tampoco haré grandes esfuerzos en conservar el anonimato. Así que aquí ya estamos… este es el blog de la vieja chica… así no más soy.

2 comentarios:

miss América dijo...

Hola,
comparto tus pensamientos en cuanto a los blogs y para mi Internet es casi indispensable..

Ya me enteré de tu chilenidad, en mi caso compartida; soy venezolana hija de una chilena que recaló por estas tierras hace años. Si gustas revisa en: http://www.cuandoestuvieron.blogspot.com

Seguiremos encontrandonos por aquí. Un saludo fraterno

Hugo Fernandez dijo...

Hola Paula , ta bien bueno tu blog. soy el Hugo, psicologo de mar por azar.
hace poco me hice un blog para poner las cosas que dibuje en clases ya por casi dos años si te interesa derepente hechle una mirada... pero no altiro sino que depues , todo esta como si alguien recien se hubiese cambiado de casa... todo esta en cajas y la informacion es poca, el desorden terrible y la estetica deja harto que desear... bueno eso, muchos cariños, bediciones y parabienes espero estes muy bien !