viernes, 1 de abril de 2011

Un beso no tan largo, una sonrisa compartida y luego ambos alejándonos en la estación del metro. No hay nada que replantearse, hay cosas que son definitivas y no vale la pena darle más vueltas.

Pero vivimos ese momento en que no importó lo que haya sido dicho antes, los acuerdos ya hechos, las decisiones tomadas. En ese instante, simplemente todo lo demás da lo mismo, ni hay nada más que dos en el mundo, formando un círculo propio en que nadie más tiene cabida, estamos rodeados de gente pero somos los únicos compartiendo abrazados la misma emoción y vibrando en la misma frecuencia… es probable que ésta sea la última vez juntos, pero es por estas cosas que te quedarás marcado en mí como una cicatriz, y has dejado de ser sólo uno más de la lista de intentos fallidos.

Doy gracias por encontrar en ti a alguien que se emocionara con las mismas cosas simples y hermosas, pero que a la vez supo darme un par de lecciones de sentido práctico. Que entendía que el tiempo que pasamos juntos era demasiado valioso como para perderlo mirando bajo el agua o en preguntas idiotas acerca del pasado no compartido. Que al tocarme era capaz de conectar la superficie de mi piel con mi fibra más interna y la emoción más oculta.

Te doy gracias por enseñarme que es posible querer a alguien sin cambiarle nada, que la distancia no es una cuestión de kilómetros, que permanecer en silencio no significa ignorar al otro, que la relatividad del tiempo depende de las decisiones propias. Que la palabra amor se queda corta y no es la correcta, porque no puede existir un solo concepto tan básico para definir tantos significados distintos y complejos.

Doy gracias, porque debido a ti aprendí que una despedida (la nuestra) no es el fin, sino un nuevo principio para cada uno.


[Y a seguir caminando, que el amor es todo lo que no puedes permitirte dejar atrás.]
(Esta es la n° 19 de las 24 en esta gran experiencia, infinitamente alegre de haber estado ahí contigo)

5 comentarios:

SoCiTo dijo...

pq habrias de terminar algo asi..

Pd: solo llegue de intruso aca..

Oscar dijo...

mmmmm, pucha, por un momento pensé que habías encontrado el auto de tus sueños.

saludos.

Marcos dijo...

Intruseando un rato, se ve interesante el blog o debo estar muy ocioso anyways :P

Vulpecula dijo...

No tenia idea que tenias un mail, lo pille cuando cache q te pusiste como nombre vieja chica jajja.
Sabes creo q eso tenemos e común ambos nos pusimos un nick q en cierta forma queremos ser, pero sabemos q no lo somos.
Cuidate y la proxima vez q vengas a Stgo llamame mi telefono esta en fb

La Vieja Chica dijo...

Oye Vulpecula eres el ornitorrico pensante? sorry por no avisar cuando estuve en Santiago pero el viaje fue medio flash y ni a Daniel alcanzé a visitarlo y conocer a su bebé.

En todo caso trataré de ir en octubre, por si acaso... ven a visitarnos tú mejor!

un abrazo! :***